El Siguiente artículo es un fragmento del libro ‘El Paradigma de las Relaciones’ escrito por nuestro colaborador Miguel Perozo

Ahora hablaremos del enemigo número uno de nuestro desarrollo y
crecimiento personal. El mayor obstáculo que tendremos que superar para
poder avanzar de forma favorable y efectiva en el camino del autoconocimiento.

¿Qué es el ego falso?

Nuestro cuerpo sutil se compone de inteligencia, mente y ego falso.
Ego falso significa aceptar que este cuerpo es uno mismo. Cuando uno
entiende que no es el cuerpo sino un alma espiritual, llega a su verdadero
ego. El sentido de ser, el ‘yo soy’, existe en la etapa liberada de la
autorrealización. Ese sentido de ‘yo soy’ es ego, pero cuando se le aplica a
este cuerpo material es ego falso. Cuando el sentido de ser se le aplica a la
realidad, eso es ego verdadero.

Hay algunos filósofos que dicen que debemos abandonar nuestro ego, pero
eso no es posible hacerlo porque ego significa identidad. Lo que sí tenemos
que abandonar es la falsa identificación con el cuerpo o sea, nuestro ego
falso. Lo que tenemos que abandonar es el concepto corporal de las cosas,
dejar de identificarnos con lo que tenemos y empezar a buscar lo que somos.

Hoy día las leyes del karma y la reencarnación ya son conocidas y casi todo
el mundo acepta que el cuerpo material es temporal pero que el alma es
eterna. Al identificarnos con nuestro cuerpo material surge el ego falso que
por lo tanto también es temporal. Cuando se piensa ‘soy joven’, si esperamos
unos años veremos que dejamos de ‘ser jóvenes’. Lo mismo ocurre con
todo…..todo son manifestaciones temporales en el mundo material.

Nuestro ego falso ‘aparece’ por la identificación corporal con la materia a
través de la lujuria, o sea nuestros deseos de disfrutar. Es por esta
concepción errónea de quiénes realmente somos por lo que sufrimos tanto.
No debemos olvidar que el ego que tenemos hoy es el resultado de lo que
nos ha implantado la sociedad a lo largo de nuestra vida. ¿Qué hicieron a lo
largo de todo el sistema educativo?…fortalecer nuestro ego falso diciéndonos
que mientras más ‘títulos’ tuviéramos, mas importantes nos sentiríamos.

Entre nosotros no nos aceptamos como somos. Siempre vamos buscando
los fallos, errores, faltas, defectos, carencias, debilidades de los demás, en
vez de ver las virtudes, cualidades, grandeza, inteligencia, etc. No hemos
aprendido a dar las gracias por el simple hecho de estar vivos.

El ego falso sólo nos producirá sufrimiento y frustración. Nos mantendrá
siempre esperando el futuro, diciéndonos que mañana seremos felices, pero
que para eso tenemos que sacrificarnos hoy. Y nos sacrificamos, pero ese
mañana nunca ha llegado ni llegará. El pasado ya no existe y el futuro aún
no ha llegado y justo ahí en medio, es donde vive nuestro ego falso, o sea en
la ‘no existencia’, por eso se llama ‘ego falso’.

La persona que quiere conocerse a sí misma tiene que empezar por eliminar
todo lo que la sociedad le ha dicho que es. Nosotros no somos eso que nos
han dicho que somos, porque sólo nosotros podemos saber quiénes somos;
ni nuestros padres, amigos, profesores, sacerdotes, nadie excepto nosotros
mismos podemos conectar con nuestro ser.

Por naturaleza el ser humano quiere ser feliz y si no se le ha enseñado a
buscar la felicidad dentro, la va a buscar fuera intentando satisfacer su deseo
de disfrute. Y los resultados de esa búsqueda de disfrute son las posesiones
materiales y nuestra identificación con ellas; pero YO no soy mi familia, ni
mis amigos, ni mi trabajo, ni mi dinero, ni mi casa, ni mi coche, ni nada
material. Todo eso es el resultado de mi identificación corporal y con el
mundo material. Todo eso, es el resultado del ‘mí’ y ‘lo mío’ y con el tiempo,
todo eso desaparecerá.

El ego falso es el origen de todos nuestros problemas. Nos hace sentirnos
fracasados. Nos compara permanentemente con los demás y si somos
‘menos’, nos hiere. Debemos comprender que lo que nos hiere no son las
cosas que pueden herirnos, es nuestro ego falso.

Dedicamos una gran parte de nuestra vida a alimentar nuestro ego falso,
algo tan absurdo como eso. Perdemos nuestro tiempo en demostrar que
somos superiores, sin darnos cuenta que ese ego falso al que estamos
haciendo crecer nos creará la mayor parte de todos los problemas en nuestra
vida.

Podemos considerar que tenemos todo lo necesario para ser feliz: un cuerpo
sano, una pareja con la que nos amamos, una buena casa, un buen coche,
dinero para poder comprar lo que queramos y libertad para incluso hacer lo
que nos apetezca cuando lo deseemos. Pues aún así, siempre tendremos la
sensación de que nos falta algo.

Tenemos que decidir ser nosotros mismos porque así nos sentiremos
satisfechos y completos. Escuchar a nuestro corazón, sólo a nuestro
corazón. Hay muchas personas que quieren ‘ayudarnos’ a lo largo de nuestra
vida; y nos dan consejos sin querer hacernos daño, pero luego, el tiempo nos
demuestra que sí nos hicieron daño. Cuando alguien quiera daros un
consejo, no se lo permitáis; preguntadle primero si el consejo que os va a dar
está basado en una experiencia suya real sobre el mismo tema sobre el que
os quiere aconsejar. Después preguntadle si el consejo que os va a dar, es
positivo para vosotros. En caso de que alguna de las dos respuestas sea
‘no’, decidle con agradecimiento que no os dé el consejo. Esto lo aprendí de
un audio-libro de Camilo Cruz y siempre me ha sido muy útil y práctico.