La Creencia y las Duda en el Desarrollo Espiritual

0
80

Si identificamos la fe con la confianza o creencia que depositamos en alguien o algo. Entonces no es difícil apreciar que los tres procesos para adquirir conocimiento, descritos en el apartado anterior, apelan a nuestra fe. Ya sea que la depositemos en nuestros sentidos, en nuestro intelecto o en una autoridad, la fe está ahí.  De hecho, si reflexionamos sobre las actividades que realizamos en nuestro día a día, podemos apreciar que muchas de ellas descansan consciente o inconscientemente en la fe.

Cuando vamos a cruzar la calle por un paso peatonal, tenemos fe en que los conductores respetarán las leyes del tránsito y pararán el vehículo. Cuando vamos a comer a algún sitio tenemos fe en que la comida se ha hecho acorde a los estándares apropiados y no le han añadido nada “raro”. Cuando acudimos al médico tenemos fe en que la persona que nos está atendiendo ha sido formada apropiadamente. De manera similar podemos ir extendiendo nuestra lista y ver como a lo largo de nuestra vida hemos ido depositando nuestra fe en los medios de comunicación, nuestros maestros, los políticos, los científicos, etc.

Por otra parte, los cuatro tipos de defectos que hemos descrito arriba nos hacen pensar que quizás en ocasiones deberíamos dudar un poco antes de depositar nuestra fe en algo o alguien. Pero, ¿podemos vivir dudando en cada paso que vamos a dar en nuestra vida? No lo creo. Con lo cual la cuestión sería: en quién o qué depositar nuestra fe y cómo, y, de qué o quién dudar y cómo hacerlo. Esta definitivamente es una cuestión personal y de la que es interesante reflexionar. Preguntarnos y respondernos a nosotros mismos: ¿En qué tenemos fe y por qué? ¿En qué tenemos poca o ninguna fe y por qué? ¿Cuándo es razonable dudar o creer?

Si desarrollamos una fe ciega, y no cuestionamos nada, dependemos de la “suerte” de estar acudiendo a la fuente apropiada. Pero, si dudamos de todo y de todos suele pasar que nos lleva muchísimo tiempo para aprender cualquier cosa. Y a la larga simplemente terminamos creyendo en alguna autoridad, pues siempre habrá cosas que quedan más allá de nuestra capacidad.

En cualquier caso, el objetivo de esta sección no es decirle a nadie en qué creer o de qué dudar, sino establecer la importancia de ambas en cualquier proceso de aprendizaje. Por otra parte, nos gustaría dejar bien claro que todos de alguna manera u otra, creemos en algo. Incluso los más escépticos confían en su capacidad para dudar y muchas veces terminan creyendo que no creen en nada.